LOS ALMACENES

Código VC12-E20-E

VIEW:64 DATA:2020-03-20

Enoch menciona a menudo almacenes en todo el libro. Los almacenes probablemente fueron introducidos por primera vez a la gente de Enoch por los fugitivos. Ya que eran considerados como ángeles, sus almacenes probablemente eran considerados divinos y mágicos. Muchas personas probablemente creyeron que los almacenes creaban los bienes que se almacenaban en su interior.

Es probable que Enoc lo supiera mejor que eso, ya que puede haber sido el encargado de los registros e inventarios. Sin embargo, parece que él considera que los almacenes son básicos para la manera en que Dios distribuye las cosas naturales, como el clima.

Al principio, él describe nuevamente su viaje (70.2-3): lo levantaron en un carro del espíritu y se fueron al noroeste. Supongo que este es un tipo de máquina voladora hoy, probablemente lo llamaríamos un OVNI en lugar de un carro del espíritu.

Enoc continúa describiendo la tierra de los ángeles y un encuentro con el Jefe de los Días. Cuatro de los vigilantes se nombran en 71.9; pueden haber sido asignados para cuidar a Enoc porque podían hablar bien su idioma.

Al parecer, Enoc hizo preguntas e hizo algunas notas, y esta sección, y la siguiente sección, y "la Ley de las Estrellas" es el resultado. Mi opinión es que los Vigilantes conocían las respuestas a las preguntas de Enoch, pero les fue difícil explicar las respuestas a Enoch en términos que él pudiera entender.

Esto se muestra claramente en 60.14 y 60.15, donde Enoch informa sobre una explicación de truenos y relámpagos y por qué ves el flash antes de escuchar el estallido. Esto es de conocimiento general ahora, pero no para Enoch. Creo que Enoc creyó, inicialmente, que los destellos y las explosiones ocurrieron por separado en diferentes procesos. Informa que no están separados aunque no sean lo mismo, 60.14, porque un espíritu los hace inseparables. Como Enoc asume que ves y escuchas las cosas en el instante en que ocurren, a él le resulta difícil entender por qué el sonido tiene que esperar y, por lo tanto, trae un almacén a la explicación.

13) LOS ALMACENES

70.1 Y sucedió, después de esto, que mientras vivía, su nombre fue levantado de aquellos que habitan en el suelo seco a la presencia de ese Hijo del Hombre y a la presencia del Señor de los Espíritus.

70.2 Y se levantó sobre los carros del espíritu, y su nombre desapareció de entre ellos.

70.3 Y desde ese día no fui contado entre ellos, y Él me colocó entre dos vientos, entre el norte y el oeste, donde los Ángeles tomaron las cuerdas para medir por mí el lugar para los elegidos y los justos.

70.4 Y allí vi a los Primeros Padres y los justos que desde el principio del mundo habitaron en ese lugar.

71.1 Y después de esto, sucedió que mi espíritu fue arrebatado, y subió a los Cielos. Vi a los hijos de los santos ángeles pisando las llamas de fuego, sus ropas eran blancas, y sus ropas y la luz de su rostro eran como la nieve.

71.2 Y vi dos ríos de fuego, y la luz de ese fuego brillaba como un jacinto, y caí de bruces frente al Señor de los Espíritus.

71.3 Y el Ángel Miguel, uno de los Arcángeles, me tomó de la mano derecha y me crió y me llevó a todos los secretos de la misericordia y los secretos de la justicia.

71.4 Y él me mostró todos los secretos de los extremos del cielo y todos los almacenes de las estrellas y las luces de donde salen de debajo de los santos.

71.5 Y el Espíritu llevó a Enoc al Cielo Más Alto, y vi allí, en medio de esa Luz, algo construido con piedras de cristal, y en medio de esas lenguas de fuego vivo.

71.6 Y mi espíritu vio un círculo de fuego, que rodeaba esa casa; de sus cuatro lados salieron ríos, llenos de fuego vivo, y rodearon esa casa.

71.7 Y alrededor de los serafines y querubines, y de Ophannim; estos son los que no duermen, pero vigilan el trono de su gloria.

71.8 Y vi a los Ángeles, que no podían ser contados, mil mil y diez mil veces diez mil, alrededor de esa casa. Y Miguel, y Rafael, y Gabriel, y Fanuel, y los santos ángeles que están en los cielos arriba, entraron y salieron de esa casa.

71.9 Y Michael, y Rafael, y Gabriel, y Phanuel, y muchos santos ángeles sin número, salieron de esa casa.

71.10 Y con ellos el Jefe de los días, su cabeza blanca y pura, como la lana y sus vestiduras, indescriptible.

71.11 Y caí sobre mi rostro, y todo mi cuerpo se derritió, y mi espíritu se transformó; y clamé en voz alta, con espíritu de poder, y bendecí, alabé y exalté.

71.12 Y estas bendiciones, que salieron de mi boca, fueron agradables ante esa Cabeza de los Días.

71.13 Y ese Jefe de los Días llegó con Michael, Gabriel, Rafael y Phanuel, y miles y decenas de miles de Ángeles sin número.

71.14 Y ese Ángel vino a mí y me saludó con su voz, y me dijo: "Tú eres el hijo del hombre que nació para la justicia y la justicia permanece sobre ti y la justicia de la Cabeza de los Días, no se irá". tú."

71.15 Y él me dijo: "Él te proclama la paz en el nombre del mundo que vendrá, porque de allí ha salido la paz de la creación del mundo y así la tendrás por los siglos de los siglos". .

71.16 Y todos andarán según tu camino, en la medida en que la justicia nunca te abandonará. Con ustedes estarán su morada, y con ustedes su suerte, y no serán separados de ustedes por los siglos de los siglos de los siglos.

71.17 Y así habrá largos días con ese Hijo del Hombre, y los justos tendrán paz, y los justos tendrán un camino recto en el nombre del Señor de los Espíritus, por los siglos de los siglos.

59.1 Y en aquellos días mis ojos vieron los secretos de los relámpagos, las luces y las normas que los regían; y destellan por una bendición o una maldición, como lo desea el Señor de los Espíritus.

59.2 Y allí vi los secretos del trueno y cómo, cuando se estrella en el cielo, se escucha el sonido. Y me mostraron las moradas del suelo seco, y el sonido del trueno, por la paz y por la bendición, o por una maldición, de acuerdo con la palabra del Señor de los Espíritus.

59.3 Y después de esto, me fueron mostrados todos los secretos de las luces y de los destellos de un rayo. Destellan para traer bendición y satisfacción.

60.11 Y el otro ángel me habló, el que me acompañó y me mostró lo que es secreto; lo que es primero y último en el Cielo, en las alturas, y bajo el suelo seco, en las profundidades, en los Finales del Cielo, en los Fundamentos del Cielo y en los Almacenes de los Vientos.

60.12 Y cómo se distribuyen los espíritus, y cómo se pesan. Y cómo las fuentes y los vientos se cuentan de acuerdo con el poder de su espíritu. Y el poder de la luz de la luna. Y las divisiones de las estrellas según sus nombres. Y cómo se hacen todas las divisiones.

60.13 Y el trueno - según los lugares donde cae. Y todas las divisiones que se hacen en rayos - para que puedan parpadear. Y sus anfitriones -como rápidamente obedecen.

60.14 Para los truenos tienen intervalos fijos, que se han dado a su sonido, para esperar. Y el trueno y el relámpago no están separados aunque no sean lo mismo. A través del espíritu, los dos se mueven inseparablemente.

60.15 Porque cuando el relámpago emite un relámpago, el trueno emite su voz, y el espíritu, en el momento adecuado, lo hace reposar, y se divide por igual entre ellos porque el almacén de los tiempos para su aparición es como el de la arena. Y cada uno de ellos, en el momento adecuado, es sostenido por una rienda, y es rechazado por el poder del espíritu, y también es impulsado hacia adelante, de acuerdo con el número de regiones de la Tierra.

60.16 Y el espíritu del mar es masculino y fuerte, y de acuerdo con el poder de su fuerza, el espíritu lo hace retroceder, e igualmente es empujado hacia adelante y esparcido entre todas las montañas de la Tierra.

60.17 Y el espíritu de la escarcha es su propio Ángel; Y el espíritu del granizo, es un buen ángel.

60.18 Y el espíritu de la nieve se ha retirado debido a su poder, y tiene un espíritu especial, y lo que se eleva es como el humo y su nombre es escarcha.

60.19 Y el espíritu de la niebla no está asociado con ellos en su almacén, sino que tiene un almacén especial; Su curso es glorioso tanto en luz como en oscuridad, y en invierno y en verano, y su almacén es un ángel.

60.20 El espíritu del rocío tiene su morada en los extremos del cielo y está conectado con los almacenes de la lluvia. Y su curso es en invierno y en verano y sus nubes. Y las nubes de la niebla se asocian y una se da a la otra.

60.21 Y cuando el espíritu de la lluvia sale de su almacén, los Ángeles

Ven y abre el almacén y sácalo. Y cuando se dispersa sobre todo el suelo seco, se une con toda el agua que está en el suelo seco. Y siempre que se una con el agua que está en el suelo seco (......)

60.22 Porque las aguas son para los que habitan en la tierra seca, porque son alimento para la tierra seca, del Altísimo que está en el Cielo. Por lo tanto, hay una medida fija para la lluvia y los ángeles la comprenden.

60.23 Todas estas cosas, vi hacia el Jardín de la Justicia.

 

 

 




Norway

FACEBOOK

Participe de nossa rede facebook.com/osreformadoresdasaude

Novidades, e respostas das perguntas de nossos colaboradores

Comments   2

BUSCADAVERDADE

Visite o nosso canal youtube.com/buscadaverdade e se INSCREVA agora mesmo! Lá temos uma diversidade de temas interessantes sobre: Saúde, Receitas Saudáveis, Benefícios dos Alimentos, Benefícios das Vitaminas e Sais Minerais... Dê uma olhadinha, você vai gostar! E não se esqueça, dê o seu like e se INSCREVA! Clique abaixo e vá direto ao canal!


Saiba Mais

  • Image Nutrição
    Vegetarianismo e a Vitamina B12
  • Image Receita
    Como preparar a Proteína Vegetal Texturizada
  • Image Arqueologia
    Livro de Enoque é um livro profético?
  • Image Profecia
    O que ocorrerá no Armagedom?

Tags

tag