PROFECÍA DE LOS ANIMALES

Código VC12-E25-E

VIEW:487 DATA:2020-03-20

Although Enoch says here that it was a dream this is a long and detailed prophecy. The Watchers may have told him to say it was a dream. He has written it in his own words, his style is easily recognizable, particularly where the story is complicated.

Most of the contents of prophecy are now history and are recognizable as bible stories but the end stretches off into the future. There are no names or dates; different animals represent different nations or nationalities. The next chapter, The Ten Weeks, covers the same story but from a different viewpoint.

We start at 85.3 with Adam and Eve, and Cain and Abel. Cain and his descendants are at 85.5.

At 85.8 Seth is born to Eve. Next (85.9-10) there is Enoch's family line described in Genesis chapter 5.

La estrella en 86.1 es la primera de las vigilantes en aparecer. Están representados en esta historia por estrellas más que como animales, otra indicación de que fueron los verdaderos autores o, al menos, los editores de este capítulo. La primera es la caída de Satanás, tal vez un miembro de alto rango de los Observadores, no parece que tengamos información confiable sobre esta historia, la información aquí es que Satanás hizo que las personas se sintieran insatisfechas, se mudaron y cambiaron de esposas .

El período cubierto por el libro de Enoch comienza en 86.3 y continúa hasta 88.3. Aquí los fugitivos son descritos como estrellas caídas. Esto también se describe al comienzo del capítulo 6 en Génesis: Hijos de Dios (Dioses en hebreo) deseaban a las hijas de los hombres. Estas uniones dieron lugar a gigantes (Nephilim, que significa "caer", como en 'abatir hacia abajo').

En 87.2-3 Enoc describe cómo los seres del cielo, y él realmente dice que se veían como hombres blancos, lo llevaron a su torre. 88.1-3 parece describir una guerra seria usando armas avanzadas. Es posible que esta guerra y los eventos que la rodean se describan en el Mahabharata, un antiguo texto hindú donde los dioses libran una guerra con muchas armas avanzadas, incluidos los misiles nucleares, a juzgar por las descripciones detalladas en el texto.

La historia de Noé (posiblemente 17,000 aC) comienza en 89.1 y continúa hasta 89.9. La inundación comienza a las 89.2. Los tres hijos de Noé, Sem, Cam y Jafet, dan origen a

Todos los animales (naciones) a los 89.10.

El toro blanco al final de 89.10 es Abraham (posiblemente entre 2166 y 1991 aC). En 89.11 está el hijo de Abraham, Ismael (2080 aC), el asno salvaje, e Isaac (2066 aC), el toro blanco.

Isaac tiene un jabalí, Esaú y una oveja blanca que es Jacob (2006 aC). Al final de 89.12 Jacob tiene doce hijos, los patriarcas de las 12 tribus.

En 89.13, José se vende a los ismaelitas o madianitas (asnos) y luego (1898 aC) a los egipcios (lobos), véase también Génesis 37.25 y 39.1.

Génesis 42 en adelante se describe en 89.14, el tiempo en Egipto. A las 89.15, llegamos a los eventos cubiertos en el libro de Éxodo.

Hay una larga sección que describe la vida de Moisés (1526 - 1406 aC), en 89.16 -38; que es probablemente la razón por la cual Moisés creyó que Enoc caminó con Dios (como se afirma en Génesis 5.22).

89.18 presenta a Aaron y la separación del Mar Rojo se describe en el texto 89.24-25.

Cruzar el río Jordán (1406 aC), 89.39, es el capítulo 3 en el libro de Josué. También en este verso los jueces reciben una breve mención.

El carnero en 89.41 es probablemente Samuel, seguido por Saul, 89.42, (capítulo 22 de 1Samuel en la Biblia), y estos son seguidos por David (1010 - 970 aC) en 89.45.

Los perros son los filisteos.

La época de Salomón (970 - 930 aC) es a las 89.48 y el edificio del Templo a las 89.50 (la torre).

El período posterior a Salomón comienza en 89.51 con la muerte de los profetas. El salvado, 89.52, es Elijah.

En 89.56, "dejó su casa de ellos" probablemente se refiera a la época del rey Manasseh cuando los levitas tomaron el Arca de la Alianza y abandonaron a Israel (alrededor del 670 aC). También tomaron el libro de Enoc y finalmente se establecieron en Etiopía. Los leones en esta parte son los asirios.

Hay un cambio de escena en 89.59, que probablemente coincida con las reformas religiosas de Josías (620 a. C.), véase el capítulo 34 de 2 Crónicas. Luego están los 70 pastores; Estos son varios líderes religiosos en Jerusalén desde entonces.

En 89.66 se produce la destrucción del Templo en Jerusalén por los babilonios (587 aC).

El retorno después del exilio (538 aC) es de 89.72. Los tres que regresan son Ezra.

Hageo y Zacarías, todos los cuales tienen libros en la Biblia.

El segundo período del templo, que se encuentra en 89.73, se describe en Malaquías (450 - 400 aC), su libro es el último libro del Antiguo Testamento.

Las águilas aparecen por primera vez en la historia a los 90.2 que son los romanos.

Cincuenta y ocho de los pastores han servido su tiempo en el versículo 90.5.

Los corderos pequeños con los ojos abiertos (90.6) pueden ser los esenios.

A los 90.8 se produce la muerte de Juan el Bautista, por los cuervos.

Jesús es la "oveja con el gran cuerno" en 90.9-16. Curiosamente, no dice específicamente que fue asesinado, solo que su ministerio fue detenido por una conspiración.

A las 90.17, los doce últimos pastores tienen su propio libro. Esta debe ser la era cristiana.

La profecía entonces va hacia el futuro. A los 90.18, Dios golpea la tierra con ira. Este es el "segundo final" en la siguiente sección. No hay eventos reconocibles después de esto, la historia va muy lejos en el futuro y solo el tiempo revelará su significado.

18) PROFECÍA DE LOS ANIMALES.

85.1 Y después de esto vi otro sueño, y te lo mostraré todo, hijo mío.

85.2 Y Enoc alzó la voz y dijo a su hijo Matusalén: “A ti te hablo, hijo mío. Escucha mis palabras e inclina tu oído a la visión onírica de tu padre.

85.3 Antes de llevarme a tu madre, Edna, vi una visión en mi cama: y he aquí, un toro salió de la tierra y ese toro era blanco.

Y, después de eso, salió una novilla, y con la novilla llegaron dos bueyes, uno de ellos era negro y el otro rojo.

85.4 Y ese buey negro golpeó al rojo, y lo persiguió sobre la tierra, y desde ese momento no pude ver ese buey rojo.

85.5 Pero ese buey negro creció, y una novilla fue con él; y vi que muchos toros salían de allí, que eran como, y seguían detrás de él.

85.6 Y esa vaca, la primera, vino de la presencia de ese primer toro, buscando ese buey rojo, pero no lo encontró. Y luego gimió amargamente y siguió buscándolo.

85.7 Y miré hasta que llegó el primer toro, y lo calmé, y desde ese momento no gritó.

85.8 Y después de esto, ella dio a luz a otro toro blanco, y después de esto, dio a luz muchos toros y vacas negras.

85.9 Y vi, mientras dormía, ese toro blanco, cómo también creció y se convirtió en un gran toro blanco. Y de allí salieron muchos toros blancos, y fueron así.

85.10 Y empezaron a engendrar muchos toros blancos que eran como ellos, uno detrás de otro.

86.1 Y nuevamente, miré con mis ojos mientras dormía, y vi al Cielo arriba, y he aquí, una estrella cayó del Cielo, y se levantó y comió y pastó entre esos toros.

86.2 Y, después de esto, vi a los toros grandes y negros, y he aquí que todos ellos cambiaron sus corrales, sus pastos y sus novillas. Y empezaron a gemir, uno tras otro.

86.3 Y, nuevamente, vi en la visión y miré al Cielo, y he aquí vi muchas estrellas, cómo bajaron, y fueron arrojadas desde el Cielo a esa primera estrella, y cayeron entre esas novillas y toros. Estaban con ellos pastando entre ellos.

86.4 Y los miré y vi, y he aquí que todos dejaron salir sus partes privadas, como caballos, y comenzaron a montar las vacas de los toros. Y todas quedaron embarazadas y tenían elefantes, camellos y asnos.

86.5 Y todos los toros les tenían miedo, y estaban aterrorizados delante de ellos. Y empezaron a morder con sus dientes, a devorar, ya sangrar con sus cuernos.

86.6 Y así comenzaron a devorar esos toros, y he aquí que todos los hijos de la Tierra comenzaron a temblar y temblar ante ellos y a huir.

87.1 Y otra vez los vi, cómo empezaron a sangrarse unos a otros, a devorarse unos a otros, y la Tierra comenzó a gritar.

87.2 Y volví a elevar mis ojos al cielo, y vi en la visión, y he aquí que venían del cielo seres que eran como hombres blancos. Y cuatro vinieron de ese lugar, y otros tres con ellos.

87.3 Y esos tres, que salieron por última vez, me agarraron de la mano y me levantaron de las generaciones de la Tierra, me levantaron a un lugar alto y me mostraron una torre sobre la tierra y todas las colinas fueron mas bajos

87.4 Y uno me dijo: "Quédate aquí hasta que hayas visto todo lo que viene sobre estos elefantes, y camellos, y asnos, y sobre las estrellas, y sobre todos los toros".

88.1 Y vi a uno de esos cuatro que habían salido primero, cómo se afianzó

de esa primera estrella, que había caído del cielo, y la había atado de pies y manos, y la había arrojado al abismo. Y ese abismo era estrecho, profundo, horrible y oscuro.

88.2 Y uno de ellos sacó su espada y se la dio a esos elefantes, camellos y asnos; y comenzaron a golpearse entre sí, y toda la Tierra tembló a causa de ellos.

88.3 Y mientras miraba la visión, he aquí, uno de esos cuatro que habían salido formaron una línea del cielo y se reunieron y tomaron todas las estrellas grandes; aquellos cuyas partes privadas eran como las partes privadas de los caballos, y los ataban a todos con las manos y los pies, y los arrojaban al abismo de la Tierra.

89.1 Y uno de esos cuatro, se acercó a un toro blanco y le enseñó un misterio, temblando como estaba. Nació toro, pero se hizo hombre, se construyó para sí mismo una vasija grande, y se detuvo en ella, y tres toros lo acompañaron en esa vasija, y quedaron cubiertos.

89.2 Y, nuevamente, levanté mis ojos al cielo y vi un techo alto con siete canales de agua, y esos canales vertieron mucha agua en un recinto.

89.3 Y volví a mirar, y he aquí, los manantiales se abrieron en el suelo de ese gran recinto, y el agua comenzó a burbujear y a elevarse por encima del suelo. Y miré ese recinto hasta que todo su piso quedó cubierto de agua.

89.4 Y el agua, la oscuridad y la niebla aumentaron en ella, y miré la altura de esa agua, y esa agua se había elevado sobre ese recinto y se derramaba sobre el recinto, y permaneció sobre la tierra.

89.5 Y todos los toros de ese recinto se reunieron, hasta que vi cómo se hundieron, y fueron tragados, y destruidos, en esa agua.

89.6 Y esa embarcación flotó en el agua, pero todos los toros, elefantes, camellos y asnos se hundieron hasta el fondo, junto con todos los animales, para que no pudiera verlos. Y no pudieron salir, pero fueron destruidos y se hundieron en las profundidades.

89.7 Y, nuevamente, observé esa visión hasta que esos canales de agua fueron retirados de ese techo alto, y los abismos de la Tierra se hicieron nivelados, y se abrieron otros abismos.

89.8 Y el agua comenzó a correr hacia ellos, hasta que la tierra se hizo visible, y ese recipiente se asentó en la tierra y la oscuridad se alejó, y apareció la luz.

89.9 Y ese toro blanco, que se hizo hombre, salió de ese barco, y los tres toros con él. Y uno de los tres toros era blanco, como ese toro, y uno de ellos era rojo como la sangre, y uno era negro. Y ese toro blanco murió de ellos.

89.10 Y comenzaron a engendrar animales salvajes y aves, de manera que surgieron de ellos todo tipo de especies: leones, tigres, lobos, perros, hienas, jabalíes, zorros, tejones, cerdos, halcones, buitres, cometas, águilas, y cuervos. Pero entre ellos nació un toro blanco.

89.11 Y comenzaron a morderse unos a otros, pero ese toro blanco, que nació entre ellos, engendró un asno salvaje y un toro blanco, y los asnos salvajes aumentaron.

89.12 Pero ese toro, que nació de él, engendró un jabalí negro y una oveja blanca, y ese jabalí engendró muchos jabalíes y esa oveja engendró doce ovejas.

89.13 Y cuando esas doce ovejas crecieron, entregaron una de ellas a los asnos, y aquellos a su vez, entregaron esa oveja a los lobos; Y esa oveja creció entre los lobos.

89.14 Y el Señor llevó a las once ovejas para que habitasen, y para que pastasen entre los lobos, y crecieron y se convirtieron en muchos rebaños de ovejas.

89.15 Y los lobos comenzaron a asustarlos, y los oprimieron hasta que se fueron con sus crías, y luego arrojaron a sus crías a un río con mucha agua; pero esas ovejas comenzaron a gritar a causa de sus crías, y a quejarse a su Señor.

89.16 Pero una oveja, que había sido salvada de los lobos, huyó y escapó a los culos salvajes. Y vi a las ovejas gemir y clamar, y pidiendo al Señor con todo su poder, hasta que el Señor de las ovejas bajó a la llamada de las ovejas, desde una habitación alta, y se acercó a ellas, y las miró.

89.17 Y llamó a esa oveja, que había huido de los lobos, y le habló de los lobos, para que advirtiera que no debían tocar a la oveja.

89.18 Y las ovejas fueron a los lobos, de acuerdo con la Palabra del Señor, y otra oveja se encontró con esa oveja y se fue con ella. Y los dos juntos, entraron a la asamblea de esos lobos, les hablaron y les advirtieron que a partir de ese momento no deberían tocar esas ovejas.

89.19 Y después de esto, vi a los lobos, cómo actuaron con más dureza hacia las ovejas, con todo su poder, y las ovejas gritaron.

89.20 Y su Señor vino a las ovejas y comenzó a golpear a esos lobos; y los lobos comenzaron a gemir, pero las ovejas se callaron y desde entonces no gritaron.

89.21 Y miré a las ovejas hasta que escaparon de los lobos; pero los ojos de los lobos fueron cegados, y esos lobos salieron en busca de las ovejas con todas sus fuerzas.

89.22 Y el Señor de las ovejas fue con ellos, como él los guió, y todas sus ovejas lo siguieron; y su rostro era glorioso, y su apariencia terrible y magnífica.

89.23 Pero los lobos comenzaron a perseguir a esas ovejas hasta que se encontraron con un tramo de agua.

89.24 Y ese tramo de agua estaba dividido, y el agua estaba de un lado, y del otro, delante de ellos. Y su Señor, tal como los guió, se paró entre ellos y los lobos.

89.25 Y mientras esos lobos aún no habían visto las ovejas, entraron en medio de esa extensión de agua; pero los lobos persiguieron a las ovejas, y esos lobos corrieron tras ellos hacia esa extensión de agua.

89.26 Pero cuando vieron al Señor de las ovejas, se giraron para huir delante de él; pero ese tramo de agua volvió a fluir juntos, y de repente recuperó su forma natural, y el agua se hinchó y se elevó hasta cubrir a esos lobos.

89.27 Y miré hasta que todos los lobos que habían perseguido a esas ovejas fueron destruidos y ahogados.

89.28 Pero las ovejas escaparon de esa agua y se dirigieron a un desierto, donde no había agua ni pasto. Y empezaron a abrir los ojos y ver, y vi al Señor de las ovejas pastándolos, dándoles agua y pasto, y las ovejas que iban y los guiaban.

89.29 Y esas ovejas subieron a la cima de una roca alta y el Señor de las ovejas se las envió.

89.30 Y después de esto, vi al Señor de las ovejas delante de ellos, y su apariencia fue terrible y majestuosa, y todas esas ovejas lo vieron y le tuvieron miedo.

89.31 Y todos ellos temían y temblaban ante él; y clamaron a esa oveja, con los que estaban en medio de ellos: "No podemos estar delante de nuestro Señor ni mirarlo".

89.32 Y esa oveja, que los guiaba, subió de nuevo a la cima de esa roca; y las ovejas comenzaron a cegarse, y se desviaron del camino que se les había mostrado, pero esa oveja no sabía.

89.33 Y el Señor de las ovejas estaba extremadamente enojado con ellas, y las ovejas sabían, y bajaron de la cima de la roca, y se acercaron a las ovejas, y encontraron a la mayoría de ellas, con los ojos ciegos, y apartándose de ella. su camino

89.34 Y cuando lo vieron, tuvieron miedo y se estremecieron ante él y desearon poder regresar a su recinto. Y esa oveja se llevó consigo a otras ovejas, y se dirigió a aquellas ovejas que se habían extraviado, y luego comenzó a matarlas; y las ovejas le tenían miedo. Y esas ovejas trajeron a esas ovejas que se habían extraviado, y regresaron a sus recintos.

89.36 Miré la visión hasta que esa oveja se hizo hombre y construyó una casa para el Señor de las ovejas, e hizo que todas las ovejas estuvieran en esa casa.

89.37 Y miré hasta que la oveja que se había encontrado con esa oveja que guiaba a la oveja, se durmió. Y miré hasta que todas las ovejas grandes fueron destruidas y las pequeñas se levantaron en su lugar, y llegaron a un pasto y se acercaron a un río de agua.

89.38 Y esa oveja que los guiaba, que se había convertido en hombre, se separó de ellos y se quedó dormida, y todas las ovejas la buscaron, y gritaron amargamente sobre ella.

89.39 Y miré hasta que dejaron de llorar por esa oveja, y crucé ese río de agua. Y se levantaron todas las ovejas que las guiaban, en lugar de las que se habían dormido; y ellos lideraron.

89.40 Y miré hasta que las ovejas llegaron a un lugar bueno y una tierra agradable y gloriosa, y miré hasta que esas ovejas quedaron satisfechas. Y esa casa estaba en medio de ellos en esa tierra verde y agradable.

89.41 Y algunas veces sus ojos se abrieron, y otras veces se cegaron, hasta que otra oveja se levantó, los guió y los devolvió a todos. Y sus ojos fueron abiertos.

89.42 Y los perros, y los zorros, y los jabalíes, comenzaron a devorar esas ovejas hasta que el Señor de las ovejas levantó un carnero de entre ellos, el cual los guió.

89.43 Y ese carnero comenzó a abatir a esos perros, zorros y jabalíes, por un lado y por el otro, hasta que los destruyó a todos.

89.44 Y los ojos de esa oveja se abrieron, y vio que el carnero en el

En medio de las ovejas, cómo renunció a su gloria y comenzó a abatir a esas ovejas, y cómo las pisotearon y se comportaron de manera impropia.

89.45 Y el Señor de las ovejas envió las ovejas a otra oveja y la levantó para ser un carnero y para guiar a las ovejas en lugar de esa oveja que había renunciado a su gloria.

89.46 Y fue a ella, y habló solo con ella, y levantó ese carnero, y lo convirtió en el príncipe y el líder de las ovejas. Y, durante todo esto, esos perros oprimieron a las ovejas.

89.47 Y el primer carnero persiguió al segundo carnero y ese segundo carnero se levantó y huyó delante de él. Y miré hasta que esos perros hicieron caer el primer carnero.

89.48 Y aquel segundo carnero se levantó y guió a las ovejas pequeñas, y ese carnero engendró muchas ovejas, y se durmió. Y una pequeña oveja se convirtió en un carnero, en lugar de eso, y se convirtió en el príncipe y líder de esas ovejas.

89.49 Y esas ovejas crecieron y crecieron; pero todos los perros, y los zorros, y los jabalíes, tuvieron miedo y huyeron de él. Y ese carnero golpeó y mató a todos los animales, y esos animales no volvieron a prevalecer entre las ovejas, y no les arrebataron nada más.

89.50 Y esa casa se hizo grande y ancha, y para esas ovejas se construyó una torre alta en esa casa para el Señor de las ovejas. Y esa casa era baja pero la torre estaba levantada y alta. Y el Señor de las ovejas se paró en esa torre y pusieron una mesa llena delante de él.

89.51 Y volví a ver esas ovejas, cómo se extraviaron, y caminaron de muchas maneras, y dejaron esa casa de ellos; y el Señor de las ovejas llamó a algunas de las ovejas, y las envió a las ovejas, pero las ovejas comenzaron a matarlas.

89.52 Pero uno de ellos fue salvo, y no fue asesinado, y saltó lejos y gritó contra las ovejas. Y ellos querían matarlo, pero el Señor de las ovejas lo salvó de las manos de las ovejas, me lo trajo y lo hizo quedarse.

89.53 Y envió muchas otras ovejas a esas ovejas, para testificarlas y lamentarse por ellas.

89.54 Y después de esto, vi cómo cuando salieron de la casa del Señor de las ovejas y su torre, se extraviaron en todo, y sus ojos estaban cegados. Y vi cómo el Señor de las ovejas hizo mucha masacre entre ellas, en sus pastos, hasta que esas ovejas invitaron a esa matanza y traicionaron su lugar.

89.55 Y los entregó en manos de los leones, los tigres, los lobos, las hienas, las manos de los zorros y todos los animales. Y esos animales salvajes comenzaron a desgarrar esas ovejas en pedazos.

89.56 Y vi cómo él dejó su casa y la de ellos, y los entregó a todos en manos de los leones para que los rompieran en pedazos y los devoraran, y en manos de todos los animales.

89.57 Y comencé a gritar con todo mi poder, a llamar al Señor de las ovejas y a representar a él con respecto a las ovejas; que todos los animales salvajes los estaban devorando.

89.58 Pero permaneció inmóvil, aunque lo vio, y se regocijó de que fueran devorados, tragados y llevados. Y los entregó en manos de todos los animales para que comieran.

89.59 Entonces llamó a setenta pastores y echó a las ovejas para que las pastasen. Y les dijo a los pastores y a sus compañeros: “Cada uno de ustedes, a partir de ahora, debe pastar las ovejas y hacer lo que yo le ordene.

89.60 Y te los entregaré, debidamente numerados, y te diré cuál de ellos ha de ser destruido, y los destruirá ”. Y él les entregó esas ovejas.

89.61 Luego llamó a otro y le dijo: “Observa y ve todo lo que hacen estos pastores contra estas ovejas, porque de entre ellas destruirán más de lo que yo les he mandado.

89.62 Y anote todo el exceso y la destrucción que hacen los pastores; Cuántos destruyen a mi orden y cuántos destruyen por su propia voluntad. Escribe contra cada pastor, individualmente, todo lo que destruye.

89.63 Y lea en frente de mí exactamente cuántos destruyen por su propia voluntad y cuántos son entregados para su destrucción, de modo que esto pueda ser un testimonio para mí en contra de ellos. Para que yo sepa todas las obras de los pastores para entregarlos para el juicio. Y veré lo que hacen, ya sea que cumplan mi orden con lo que les he mandado, o no.

89.64 Pero ellos no deben saber esto, y usted no debe mostrarles esto, sino solo escribir contra cada individuo en su tiempo todo lo que los pastores destruyen, y traértelo todo a mí ".

89.65 Miré hasta que los pastores pastaron en su momento, y comenzaron a matar y destruir más de lo que se les había ordenado, y entregaron esas ovejas en manos de los leones.

89.66 Y los leones y los tigres devoraron y se tragaron a la mayoría de esas ovejas, y los jabalíes devoraron con ellas; y quemaron esa torre y derribaron esa casa.

89.67 Y estaba muy triste por esa torre porque la casa de las ovejas había sido demolida; y después de eso no pude ver si esas ovejas entraron en esa casa.

89.68 Y los pastores y sus compañeros entregaron esas ovejas a todos los animales para que pudieran devorarlos. Cada uno de ellos, en su momento, recibió un número exacto, y para cada uno de ellos, uno tras otro, se escribió en un libro cuántos de ellos fueron destruidos.

89.69 Y cada uno mató y destruyó más de lo prescrito y comencé a llorar y gemir mucho por esas ovejas.

89.70 De la misma manera, en la visión, vi a la persona que escribió, cómo cada día,

escribió cada uno que fue destruido por esos pastores. Y él trajo, y presentó, todo el libro al Señor de las ovejas, todo lo que habían hecho y todo lo que cada uno de ellos había eliminado, y todo lo que habían entregado a la destrucción.

89.71 Y el libro se leyó frente al Señor de las ovejas, y él tomó el libro en su mano, lo leyó, lo selló y lo dejó.

89.72 Y después de esto, vi cómo pastaban los pastores durante doce horas, y he aquí que tres de esas ovejas regresaban, y llegaron, y vinieron y comenzaron a acumular todo lo que había caído de esa casa; pero los jabalíes los impedían para que no pudieran.

89.73 Y nuevamente comenzaron a construir, como antes, y levantaron esa torre, y fue llamada la torre alta. Y volvieron a colocar una mesa delante de la torre, pero todo el pan que había sobre ella estaba sucio y no era puro.

89.74 Y, además de todo esto, los ojos de estas ovejas estaban cegados para que no pudieran ver, y también sus pastores. Y entregaron aún más de ellos a la destrucción, y pisotearon a las ovejas con sus pies, y las devoraron.

89.75 Pero el Señor de las ovejas se quedó quieto, hasta que todas las ovejas fueron dispersadas, y se habían mezclado con ellas, y no las salvaron de las manos de los animales.

89.76 Y el que escribió el libro lo mencionó, lo mostró y lo leyó en la morada del Señor de las ovejas. Y le rogó en nombre de ellos, y le hizo una petición, mientras le mostraba todas las obras de sus pastores y testificaba ante él contra todos los pastores.

89.77 Entonces tomó el libro, lo dejó junto a Él y salió.

90.1 Y miré hasta el momento en que treinta y cinco pastores habían pastado las ovejas de la misma manera, y, cada uno individualmente; Todos completaron su tiempo como los primeros. Y otros los recibieron en sus manos para apacentarlos, a su tiempo, a cada pastor a su propio tiempo.

90.2 Y después de esto, vi en la visión, que venían todas las aves del cielo: -Las águilas, los buitres, y las cometas, y los cuervos. Pero las águilas condujeron a todas las aves, y comenzaron a devorar esas ovejas, a picotear sus ojos, ya devorar su carne.

90.3 Y las ovejas gritaban porque las aves devoraban su carne. Y grité y me lamenté mientras dormía por el pastor que pastoreaba las ovejas.

90.4 Y miré hasta que las ovejas fueron devoradas por esos perros, por las águilas y por las cometas, y no les dejaron carne ni piel, ni tendones, hasta que solo quedaron sus huesos. Y sus huesos cayeron al suelo y las ovejas se hicieron pocas.

90.5 Y miré hasta el momento en que habían pastado veintitrés pastores, y completaron, cada uno en su tiempo, cincuenta y ocho veces.

90.6 Y de las ovejas blancas nacieron corderos, y comenzaron a abrir los ojos, a ver ya llorar a las ovejas.

90.7 Pero las ovejas no les gritaron, ni escucharon lo que les decían, sino que estaban extremadamente sordas, y sus ojos estaban extremadamente cegados.

90.8 Y vi en la visión, cómo los cuervos volaron sobre esos corderos, y tomaron uno de esos corderos, y lanzaron a las ovejas en pedazos y las devoraron.

90.9 Y miré hasta que surgieron cuernos en esos corderos, pero los cuervos arrojaron sus cuernos hacia abajo. Y miré hasta que un cuerno grande creció en una de esas ovejas, y sus ojos se abrieron.

90.10 Y los miró y se les abrieron los ojos. Y clamó a las ovejas, y los carneros lo vieron, y todos corrieron hacia él.

90.11 Y, además de todo esto, las águilas, los buitres, los cuervos, y las cometas, seguían destrozando a las ovejas, volando sobre ellas y devorándolas. Y las ovejas callaron, pero los carneros se lamentaron y gritaron.

90.12 Y esos cuervos lucharon y lucharon con él, y desearon eliminar su cuerno, pero no prevalecieron contra él.

90.13 Y los miré hasta que los pastores y las águilas, y aquellos buitres, y cometas, vinieron y gritaron a los cuervos que les tiraran el cuerno de ese carnero. Y lucharon y lucharon con él, y luchó con ellos y gritó para que su ayuda pudiera llegar a ello.

90.14 Y miré hasta que vino aquel hombre, que escribió los nombres de los pastores y los llevó ante el Señor de las ovejas, y él ayudó a ese carnero y lo mostró todo; Su ayuda estaba bajando.

90.15 Y miré hasta que el Señor de las ovejas se acercó a ellos con ira, todos los que lo vieron huyeron, y todos cayeron en la sombra delante de Él.

90.16 Todas las águilas y buitres y cuervos y cometas, se reunieron y trajeron con ellos a todas las ovejas salvajes, y se reunieron y se ayudaron mutuamente para lanzar el cuerno del carnero en pedazos.

90.17 Y miré a ese hombre, que escribió el libro a la orden del Señor, hasta que abrió el libro de la destrucción que los últimos doce pastores habían forjado. Y él mostró, delante del Señor de las ovejas, que habían destruido incluso más que los anteriores.

90.18 Miré hasta que el Señor de las ovejas se acercó a ellos y tomó el Bastón de Su Ira y golpeó la tierra. Y la tierra estaba dividida. Y todos los animales, y las aves del cielo, cayeron de esas ovejas y se hundieron en la tierra; y se cerró sobre ellos.

90.19 Y miré hasta que una gran espada fue dada a las ovejas. Y las ovejas salieron contra todos los animales salvajes para matarlos. Y todos los animales, y las aves del cielo, huyeron delante de ellos.

90.20 Y miré hasta que se estableció un trono en una tierra agradable y el Señor de las ovejas se sentó en él. Y tomaron todos los libros sellados y abrieron los libros delante del Señor de las ovejas.

90.21 Y el Señor llamó a esos hombres, los siete primeros blancos, y les ordenó que trajeran delante de Él la primera estrella, que iba delante de aquellas estrellas cuyas partes privadas eran como caballos, y los llevaron a todos delante de Él.

90.22 Y dijo a aquel hombre que escribió delante de Él, que era uno de los siete blancos, le dijo: "Llévate a esos setenta pastores, a quienes entregué las ovejas, y quienes, por su propia autoridad, Tomé y maté más de lo que yo les mandé.

90.23 Y he aquí, los vi a todos atados, y todos se pararon frente a Él.

90.24 Y el juicio se llevó a cabo, primero en las estrellas, y fueron juzgados y declarados culpables, y fueron al lugar de la condenación, y fueron arrojados a un lugar profundo lleno de fuego, y lleno de columnas de fuego.

90.25 Y esos setenta pastores fueron juzgados y declarados culpables, y también fueron arrojados al abismo de fuego.

90.26 Y vi en ese momento, cómo se abrió un abismo similar en medio de la Tierra que estaba llena de fuego, y trajeron a esas ovejas ciegas y todas fueron juzgadas y declaradas culpables, y arrojadas a ese abismo de fuego y ellos quemaron Y ese abismo estaba en el sur de esa casa.

90.27 Y vi a esas ovejas quemándose y sus huesos se estaban quemando.

90.28 Y me levanté para mirar hasta que él dobló esa vieja casa, y ellos retiraron todos los pilares, y todas las vigas y ornamentos de esa casa se doblaron con ella. Y lo sacaron y lo pusieron en un lugar en el sur de la tierra.

90.29 Miré hasta que el Señor de las ovejas trajo una nueva casa, más grande y más alta que la primera, y la colocó en el sitio de la primera que había sido doblada. Y todos sus pilares eran nuevos, y sus adornos eran nuevos y más grandes que los del primero, el antiguo que había sido removido. Y el Señor de las ovejas estaba en medio de ella.

90.30 Y vi todas las ovejas que quedaban, y todos los animales de la

tierra, y todas las aves del cielo, cayendo y adorando a esas ovejas, y rogándoles y obedeciendo en cada orden.

90.31 Y después de esto, los tres que estaban vestidos de blanco y habían tomado mi mano, los que me habían criado al principio. Ellos, con la mano de ese carnero también sosteniéndome, me levantaron y me pusieron en medio de esas ovejas antes de que se celebrara el juicio.

90.32 Y todas esas ovejas eran blancas y su lana gruesa y pura.

90.33 Y todos los que habían sido destruidos y dispersados, y todos los animales salvajes, y todas las aves del cielo, se reunieron en esa casa, y el Señor de las ovejas se alegró mucho porque todos eran buenos, y habían regresado a Su casa.

90.34 Miré hasta que dejaron la espada que había sido entregada a las ovejas, la trajeron a su casa y se selló delante del Señor. Y todas las ovejas estaban encerradas en esa casa, pero no las tenía.

90.35 Y se abrieron los ojos de todos, y se vieron bien, y no hubo uno entre ellos que no viera.

90.36 Y vi que esa casa era grande, ancha y excepcionalmente llena.

90.37 Y vi cómo nació un toro blanco, y sus cuernos eran grandes, y todos los animales salvajes, y todas las aves del cielo, le tenían miedo y lo suplicaban continuamente.

90.38 Y miré hasta que todas sus especies se transformaron y todos se convirtieron en toros blancos. Y el primero entre ellos fue un buey salvaje. Y ese buey salvaje era un animal grande y tenía grandes cuernos negros en su cabeza. Y el Señor de las ovejas se regocijó con ellas y con todos los toros.

90.39 Y estaba dormido en medio de ellos y me desperté y vi todo.

90.40 Y esta es la visión que vi mientras dormía, y me desperté, bendecí al Señor de la Justicia y le atribuí gloria.

90.41 Pero después de esto lloré amargamente y mis lágrimas no se detuvieron hasta que no pude soportarlo. Cuando miré, bajaron corriendo, por lo que vi, porque todo se cumplirá y se cumplirá, y todas las acciones de los hombres, en su orden, me fueron mostradas.

90.42 Esa noche recordé mi primer sueño, y por eso lloré y me inquieté porque había visto esa visión.

 

 

 




Norway

FACEBOOK

Participe de nossa rede facebook.com/osreformadoresdasaude

Novidades, e respostas das perguntas de nossos colaboradores

Comments   2

BUSCADAVERDADE

Visite o nosso canal youtube.com/buscadaverdade e se INSCREVA agora mesmo! Lá temos uma diversidade de temas interessantes sobre: Saúde, Receitas Saudáveis, Benefícios dos Alimentos, Benefícios das Vitaminas e Sais Minerais... Dê uma olhadinha, você vai gostar! E não se esqueça, dê o seu like e se INSCREVA! Clique abaixo e vá direto ao canal!


Saiba Mais

  • Image Nutrição
    Vegetarianismo e a Vitamina B12
  • Image Receita
    Como preparar a Proteína Vegetal Texturizada
  • Image Arqueologia
    Livro de Enoque é um livro profético?
  • Image Profecia
    O que ocorrerá no Armagedom?

Tags

tag